viernes, 2 de septiembre de 2016

Maya


Acabo de ver en los informativos la preciosa historia de Maya. Desde hace días, esta perra espera impertérrita como soldado fiel a su dueña ingresada por una apendicitis en el Hospital General Universitario de Elda. El propio personal del centro médico, maravillado y sorprendido, narraba la historia en sus redes sociales.
Inmediatamente uno recuerda 'Siempre a tu lado, Hachiko', esa película que me dejó al borde de la deshidratación por vía lagrimal y que narra la historia real de un can que cada día esperaba la llegada de su dueño tras la jornada laboral en la estación de tren de Shibuya, en Japón. Tal era la fidelidad marcial del animal que, una vez fallecido su amo por un infarto, Hachiko continuó con su guardia día tras día en la estación. Guardia a la que no dio tregua hasta que él mismo pasó a mejor vida y, como defenderán los creyentes, volvió a reunirse con su dueño en el cielo.
Por cierto, Hachiko era un perro de raza akita inu. Maya, también.



martes, 30 de agosto de 2016

Gracias


Quiero dedicar esta fotografía a todos los oyentes de Onda Cero que me habéis acompañado a lo largo de esta temporada que hemos dejado atrás. Rosaventeros, parroquianos y tabernícolas. Y no es baladí esto de daros las gracias. No lo hago por un arranque sentimental fruto de un día gris, ni mucho menos. Lo hago porque es oportuno. Y necesario.
Los oyentes, en tanto que buenos humanos, criticáis lo que no os gusta, os mostráis indiferentes ante quien no os transmite nada y tratáis con mucho cariño a quien es de vuestro agrado. Yo, afortunadamente, he vivido cómodo y feliz navegando por las apacibles aguas del último grupo. Sé de lo que hablo porque en otros tiempos he tenido que lidiar con gente a la que no caía en gracia (cosa que, dicho sea de paso, también llevo estupendamente). Huelga decir que habrá un buen puñado de personas a las que gustaré lo mismo que un sándwich de clavos, pero al menos han tenido la deferencia de no hacérmelo saber. A ellos también les doy las gracias, de corazón, por haberme soportado a pesar de todo.
El porqué de esta perorata es dar respuesta a la pregunta que muchos, en todas las redes sociales, me habéis formulado. Ya os puedo contestar: no, en esta nueva temporada no estaré en Onda Cero. Como algunos sabréis, las madrugadas de la cadena han dado un vuelco con el cierre de La Parroquia y, sobre todo, con el flamante fichaje de José Ramón de la Morena. En este escenario, las condiciones que me han ofrecido para continuar en la emisora son poco menos que una invitación a coger de nuevo mi bastón de peregrino y tomar un nuevo rumbo. Y eso hago.
Felizmente todo esto ha coincidido con una oferta para embarcarme en un proyecto ilusionante, algo que llevo tiempo queriendo hacer. Una nueva aventura profesional en la que trabajaré para alguien a quien admiro y del que tengo mucho que aprender, cosa esta última que para mí es vital a la hora de trabajar. Incluso por encima de lo económico. Os mantendré informados.
Ahora toca recoger. Cuando uno termina un viaje, sólo mete lo bueno en la maleta. Lo malo lo tira o lo deja allí, abandonado. En este caso hago lo propio y por eso me voy con esta sonrisa. Espero que todos los que habéis estado al otro lado de las ondas conmigo encontréis acomodo en mi equipaje. Compartiréis espacio con algunos compañeros a los que voy a echar mucho de menos.
¡Ah! Estos días estoy leyendo En busca del sentido del hombre, del psiquiatra Viktor Frankl, y he subrayado esta frase: "Ningún poder de la tierra podrá arrebatarte lo vivido'". Me parece un buen cierre para este tostón.
Eh, en serio... gracias.



miércoles, 13 de julio de 2016

Estoy con él

En la batalla entre un torero y un toro, sólo uno de los dos no quiere pelea. Sólo uno no entiende qué es lo que está pasando en la arena y lucha desesperadamente por defenderse y seguir con vida. El mismo que la mayor parte de las veces cae muerto, envuelto en el manto de su propia sangre, entre los vítores y la algarabía de cientos de personas. En cualquier contienda, mi corazón siempre estará con el débil.







lunes, 27 de junio de 2016

William Turner

Muy a mi pesar, soy lego en arte y mis conocimientos pictóricos se circunscriben a la cultura popular: Van Gogh, Picasso, Velázquez y poco más. Lo justo y necesario para participar dignamente en una partida de Trivial Pursuit. Pero acabo de descubrir a William Turner y sus tormentas y me he enamorado. Asumo que alguien que sepa del tema pueda sacarme los colores diciendo que no son para tanto, o directamente que sus cuadros son más bien ramplones... No tengo ni idea, para qué engañarnos. Pero a mí me ha arrobado completamente.